12 oct. 2015

Hello?


Nunca os ha pasado que amabais algo tanto hasta el punto de odiarlo? Que solo podíais pensar en ello hasta el punto de obsesionarte y hacerlo el centro de tu vida?
Eso fue lo que me paso con este blog. Siempre lo considere mi pequeño proyecto, mi sitio donde refugiarme y escribir lo que sentía o contar un poco de mi vida.
Pero poco a poco me obsesione con el, lo compare, lo ame, lo odie. Y que pasa cuando se llega a este punto?
Hay que parar, y eso es lo que hice yo. Tenia que hacer un parón con el blog hasta que todo ese sentimiento se fuera. Se que puede sonar cursi o a excusa, pero es lo que yo sentía con respecto al blog.
Espero poco a poco poder retomarlo sin sentirme mal con el, volver a agarrarlo con ilusión y poder compartir un poco mas de todos esos buenos momentos que tuve.

Nos leemos pronto!



1 comentario:

  1. Animo guapisima! Que se que tienes MUCHO que contar :)
    Tener un proyecto siempre requiere tiempo y cualquier cosa a la larga te hará pararte a pensar porque estás haciendolo. Lo bueno del blog es que te puedes volver a enamorar de él ;) Él nunca te abandonaría <3 jajaja muak

    ResponderEliminar

¡Deja un comentario!